Seleccione su idioma | Choose your language

2010/05/02

 


ESPAÑOL *** ENGLISH

 

 

 

 

 

 

_____________________________________________________________

This decade that is ending

2009/12/31

Some might suggest that the title of this post involves a mistake: the decade is not ending yet. However, things like years, decades, centuries and milennia are nothing but conventions, and when the year 2000 was welcomed as the beginning of a new decade, a convention was established so powerfully that it cannot be considered unreal, or at least neglected.

So this is an opportunity to reflect on the changes the world has experienced since 2000 until now. The world has changed considerably, and so the world agenda. We have a different conception of our possibilities and challenges, of our strenghts and threats.

If we had to choose just a few aspects from which to approach the issue, it could probably be enough with the following: environmental sustainability, political organization and human development. What can we learn from what has happened during these 10 years (a bit more, a bit less), having these three facets in mind? By the way, why these three? I am not intending to answer these questions exhaustively, but at least I could offer a point of departure for reflection (I think that should be the mission of an opinion website, that at least). I hope I can develop my views more properly in the near future.

Environmental sustainability

During this decade, we have witnessed an impressing revival of interest in ecological issues. But the discussion is now more interesting and complex than it was in the previous decade. The big question is not anymore how to save the planet, but how to save ourselves from self-destruction caused by our impact on it. Current discussions suppose a great deal of technical complexity and the notion of climate change has become central.

Though there still are dissident voices, there is general agreement that the earth is warming, that human activity contributes to the process and that the change will surely put humanity on the verge of catastrophe.  So the whole ecological debate revolves now around the problem of how to stop it or ease its impact. And it seems undoubtable that the answer has much, perhaps all, to do with a single variable: human consumption. Human consumption determines the impact of human activity on the earth.

But this is no simple fact at all. The thing is not just how much we consume (be it raw material, food, energy, whatever), but also how we consume. I think this is crucial to understand the problem and find a way to solve it.

We have to consider here a plainly obvious but largely disregarded fact: earth resources are limited. Then, if the amount of consumption tends to grow indefinitely over time, resources will go depleted. If the consumption process involves production of waste that is destined to never be used again, resources will exhaust. If both factors are combined, the situation obviously gets worse. Sooner or later, the result is the same. This cannot be denied without falling into absurdity. However, our whole way of consumption involves this double absurdity. We consume more and more as years pass, we produce wastes that are not reused.

This inevitably leads us to a question: how to consume in such a way that resources do not get exhausted? This is not an easy problem at all. It is not just about saving, or consuming less. We have to restructure the whole system on which human consumption is based today. And that implies a thourough revaluation of our economic systems and of our ways of production. Economy must be sensible to the essentially finite nature of resources, production must operate so that it doesn’t generate a single bit of waste that cannot be reused.

Political organization

The world is more densely connected than ever. Information, people, goods can move faster, and as a consequence, distances seem shorter. This is not new: it is the result of a long historical process. But some recent events have contributed to skyrocket it. Many of them have to do with the development of the internet and of media in general: what was a mere dream about ten years ago, namely, sharing any kind of information with people all around the world, has become a reality.

But our interconnectedness goes even further. It has transformed the world because it has increased the causal interdependency between countries and peoples. Now what happens in China affects several economies all around the world, the events of Africa become crucial por several industries and viceversa… and so on. Reality, as Buddhist sages have always remarked, is itself interdependent, that is not something new. But now we cannot ignore it because it has become quite evident, as the temporal distance between cause and effect in the political and economical level is much smaller than ever, and the network of causal links connecting us has reached the whole humankind. No single people or country in the world can consider itself isolated from the rest.

Given this background, we have to ask ourselves if the current political organization of the world is adequate to face the challenges deriving from our globality. As the world is densely interconnected, world problems become global, and so they demand global strategies. Governments have felt forced to act in cooperation to cope with -for instance- terrorism, environmental risks, economy, and we can even say that the same must be done concerning poverty. These issues have become global, they hardly respect borders. Therefore, the heart of the matter is how the political organization of the world has to change in order to fit the challenges it faces.

I am afraid it is not quite adequate as it is nowadays, despite all the efforts. First, the clear disparity of power between developed and developing countries is and will be a continous source of conflict, making real cooperation extremely difficult. Second, the consolidation of human rights is threatened by the arising of powers that show little or no regard for them (or not enough at least), such as African guerrillas financed by diamonds -and now coltan-, Islamic extremism, the Chinese government, some radical politicians in the US, etc, being then sources of more problems than solutions and tolerating (in some cases promoting!) injustice. Third, many countries are still fearful of sharing power or making decisions by consent; inevitably, in order to be fruitful, cooperation requires that each country gives up part of its autonomy and agree to submit to the control of the others. Fourth, not few corporations get in the way, defying even the constraints of governments for the sake of very particular economic interests, but causing severe damage to local as well as international initiatives intending to ease poverty or promote justice.

We will not find a way out of this tricky scenario while the problem of poverty reamins unsolved and the distribution of wealth keeps as unfair as it is today. But it also seems to demand the creation of international superpowers able to control any single government or group of governments, any single corporation or group of corporations. And that seems quite unlikely to happen. That leaves nations with only one alternative: to conform regional blocks of cooperation (cooperation as I have suggested it here) or strengthen the ones already existing, and exert rigorous control over the power of entrepreneurial organizations. Possibly the second cannot be done without doing the first.

A remarkable example of this sort of joint organization is the European Union. Despite all the criticism against it, it is the closest humanity has approached to the ideal of cooperation between nations under the rule of justice and equality. After World War II, European politicians grew more and more conscious that the continent would not be able to avoid the risk of being absorbed by one of the superpowers of the time (the USA and the USSR) if European countries did not unite. Latin American and African countries should show the same level of awareness and act analogously if they want to fight the negative influence of developed countries on their opportunities to grow, overcome poverty and gain genuine autonomy in the international scene.

Human development

There is currently an enormous obsession with economics. Though it is clearly right to recognize its importance and its influence in our lives, it is not the key to all the answers. It is absurd to believe that all problems of human life are ultimately economical in character. Even if some degree of wealth is really necessary to lead a happy life, it is certainly not enough. Certain forms of gaining wealth create much more stress and dissatisfaction than they actually eradicate. Happiness seems to be more related with the way resources are used than with simply having them. Human development certainly requires material conditions, but being necessary, it is not at all sufficient. So what else do we need?

Interestingly, in this decade Bhutan -a small country in the middle of the Himalayas- became the setting of a curious experiment. Its former king, Jigme Singye Wangchuck, arrived to the conclusion that GNP (Gross National Product) was not good enough as an indicator of welfare, so he decided to adopt a new one: Gross National Happiness (GNH).

Though the sheer idea of measuring happiness, as I consider the matter, should arouse a prudent scepticism about its very possibility, this decision is a step in the right direction. First, possession of wealth is justifiable on the ground of contributing to happiness, not the contrary. Second, as I mentioned above, wealth is not enough for happiness, even if it is proved to be necessary. So, why not stop obsessively focusing on sheer economic growth (as if it was an end in itself, which is not), and start centering our attention on happiness as such?

Going further in this direction, it seems urgent to reconsider the value of education as it is imparted today. The curriculum applied worldwide was modeled over the interests of science. A question then forcefully appeals to us: are we really teaching what kids and teenagers will need to lead a developed life?  I mean: is education good enough for them to develop their particular potential, build a satisfactory life and understand the world they live in? It is simply doubtful that a curriculum made for the service of mere science can fit these requirements.

Being a citizen of Colombia, I have witnessed how interest in research on education has incredibly grown this decade here. And it seems not the only country having that concern. I can also mention the example of Brazil. It is hard for me not to wonder whether all that enthusiasm might lead to the reforms needed.

Adopción y parejas del mismo sexo V:La adopción y la cuestión del odio

2009/09/27

Ayer vi la película Milk, que algunos recordarán por ser bastante reciente (el año pasado salió en salas de cine, a Colombia llegó en abril de este año), y porque retrata a un pionero del activismo lgbt tan importante como lo fue Harvey Milk. Por supuesto que no quiero extenderme demasiado en su historia aquí, puesto que esta serie versa sobre un tema muy específico, no sobre toda la cuestión lgbt.

Sin embargo, la historia de Harvey Milk me recuerda cuál es la médula de toda esa cuestión. Detrás de las reivindicaciones que los grupos de lesbianas, gays, transexuales, transgeneristas, intersexuales… han buscado desde los setentas el asunto central no es otro que el reconocimiento. Estamos hablando de grupos de ciudadanos que buscan ser reconocidos como tales, no ser detestados, no ser considerados enfermos y tenidos por amenaza a la sociedad en virtud de su orientación sexual. En el fondo es una batalla contra el odio, y si acaso tiene sentido toda esta lucha activista promovida por personas como Milk, no puede ser de otra manera: una batalla contra el odio, un incólume esfuerzo por ofrecerle esperanza a millones de seres humanos que viven un sufrimiento tan gigantesco como evitable.

Ahora bien, ¿hasta qué punto la cuestión de la adopción está incluída dentro de esta agenda que busca el reconocimiento de las poblaciones cuya orientación sexual no es hegemónica (es decir, heterosexual tradicional, podríamos decir, porque no es posible descartar que haya heterosexualidades no tradicionales)? Mejor dicho, ¿realmente sería necesario reconocerle a las parejas lgbt el derecho a adoptar bajo las mismas condiciones que cualquier pareja, a fin de que estas parejas sean plenamente reconocidas por la sociedad?

Insistiré en mi punto de siempre: se necesita estudiar con todo el rigor y la honestidad posibles si la crianza en el seno de familias homoparentales tiene algún efecto negativo inherente para los niños y niñas. Lo que he podido averiguar es que, hasta donde se ha indagado, esto no es así.

A pesar de ello muchos estarán incómodos (o más que incómodos) con la idea de que las parejas lgbt puedan adoptar. Siguen creyendo que eso estaría básicamente mal por una u otra razón. Pero es aquí donde resulta fundamental traer a cuento la razón fundamental de la lucha por los derechos lgbt: vencer el odio, dar esperanza a los desesperanzados, dar reconocimiento a los no reconocidos.

Muchos dirán, en sociedades como la Colombia de hoy, que no tienen problema con las personas lgbt pero jamás estarán de acuerdo con que puedan adoptar. En principio, parece una incoherencia: sí hay un problema entonces con ellas… ¿o no?

Especialmente me preocupa gente como la que escribe en sus comentarios a los periódicos en línea que no tiene problemas con la gente lgbt pero que si se atrevieran a reclamar y obtener el derecho de adopción los odiaría. ¿Pero no es esto una señal de que ya los odia? Si usted se identifica con este tipo de opinión, ¿cómo puede decir que no los odia ahora? Y si los odia, ¿qué clase de autoridad moral puede tener? ¿Acaso no es el odio la antípoda de toda posible moral, que se incomoda con cualquier mandato al respeto, al amor, al cuidado del otro? Si usted odia a una población, cualquiera que esta sea -negros, indios, mulatos, blancos, católicos, protestantes, musulmanes, gays, lesbianas, transgeneristas, transexuales, lo que sea-, tiene que apercibirse de la impronta de fundamental inmoralidad que implica este sentimiento, o su altura como ser moral se verá mancillada.

Y he dicho esto no como un mero reproche. He tratado de elegir las palabras con cuidado. Cuando digo que el odio tiene una impronta de fundamental inmoralidad, ninguna de estas palabras las uso como un insulto. Cada una tiene su lugar ahí. Digo inmoralidad porque, en efecto, estoy convencido de que es el odio lo que mueve a ir en contra de los mandatos más básicos de cualquier forma de moral: el respeto, la consideración hacia los demás, la disposición a la paz. Esto no es difícil de ver, es claramente evidente.

Digo además que esa impronta de inmoralidad es fundamental, no para reforzar un insulto (que aquí no existe o no es mi propósito proferir). Digo fundamental porque otros sentimientos pueden tener también una impronta de inmoralidad, pero sólo accidentalmente, es decir, sólo en la medida en que darles rienda suelta puede conflictuar con la moral.

Por ejemplo, si tengo una gran ambición de cumplir un proyecto (como tener una casa), este sentimiento no va por sí mismo en contra de la moral; puedo, a fin de cuentas, darle curso y efectuar mi proyecto dentro de los límites de la moralidad. Pero el ardor de mi deseo puede hacer que ataque a otros, les pase por encima, los aniquile inclusive.

En cambio, el odio sí es fundamentalmente, esencialmente, un sentimiento anti-moral. Llama por sí mismo a la aniquilación, al irrespeto, al desprecio del otro. Con todo esto trato de explicar a qué me refiero con que el odio tiene una impronta de fundamental inmoralidad.

Ahora bien, puede que usted llegue hasta este punto y diga: “No, no odio a las personas lgbt. Algunas cuentan incluso entre mis amistades. Pero no creo por eso que sean personas idóneas para adoptar.” En ese caso, usted ha pasado un umbral, pero ha de estar siempre alerta contra los peligros que significa ceder a los odios personales; todos los tenemos, todos somos sus posibles víctimas.

En todo caso, si usted ha pasado este umbral, y en la medida en que se mantenga por sobre él, es apto para discutir lo que está en juego a la hora de decidir si a las personas lgbt se les dará la adopción o no. Que no esté de acuerdo con instituir esta posibilidad no lo hace inapto para la discusión; si todo el mundo estuviera de acuerdo, no habría nada que discutir. Pero es importante, ahora, que pase otro umbral (en el que he insistido en entradas anteriores): debe tener presente la necesidad de observar los hechos desnudos, honestamente y sin apasionamientos. Porque considerar los hechos es necesario aquí para juzgar qué es lo correcto.

Así que de ahora en adelante querré meterme de fondo en los estudios que pueda encontrar acerca de familias homoparentales. También quisiera saber sobre las experiencias que han tenido países donde la adopción, o por lo menos el matrimonio es posible para parejas lgbt.

Pero no podemos perder de vista, insisto y no puedo dejar de hacerlo, que la superación del odio es el asunto central con respecto a todas las discusiones que se puedan plantear hoy día alrededor de las poblaciones lgbt y sus reinvidicaciones, independientemente de qué se decida con respecto al particular tema de la adopción. Gracias a Harvey Milk por recordármelo y por dar esperanza.

Adopción y parejas del mismo sexo IV: Qué debe hacer una familia

2009/09/01

Es una obviedad que, independientemente de cómo esté constituida, alguien tiene que cumplir el papel de formar a las niñas y los niños. Mediante la formación, una sociedad asegura su continuidad y a la vez se proyecta en el tiempo. Es el nacimiento de nuevos seres humanos lo que permite la generación de nuevas visiones de mundo, que a su vez fructifican en cambios sociales. Muy probablemente todos están de acuerdo en que las familias tienen que cumplir este papel formativo (aunque no sea la única institución que adopte ese rol), pero difícilmente hay consenso acerca de cómo debe cumplirlo, cómo debe ser la formación, para qué buscamos que la sociedad se perpetúe.

Para colmo de males, no reflexionar sobre esta obviedad nos lleva a mantenernos ignorantes de otras cuestiones no tan obvias, pero igualmente claves. Por ejemplo, generalmente se asume que los padres son los que forman a los hijos, esto parece fuera de cuestión. Sin embargo, esto supone que los padres por lo general no tienen nada que aprender de sus hijos, y éstos nada que enseñarle a aquéllos. ¿Pero en realidad es así? ¿Acaso no se comienza la paternidad en una tremenda ignorancia de cómo proceder? ¿Y no son los hijos mismos el factor central a tener en cuenta para aprender (esto especialmente teniendo en cuenta que cada niña y niño es diferente, y que esto incide en su formación, por lo cual cada caso se deberá tratar distinto en el detalle)? No podemos ignorar más que los padres también necesitan aprender de sus hijos. No solo a ser padres, sino a ser viejos en un mundo al que ya no es tan fácil adaptarse, que es más de su progenie que de ellos.

Esto me lleva rápidamente a otro tema: abundan hoy en día los “expertos” que patronalmente dictan qué debe hacerse y qué no debe hacerse a la hora de educar. Abundan las fórmulas, las reglas generales, los consejos, todos dirigidos a ser aplicados a los niños y niñas. Pero todos aplicados a ellas y ellos como si fueran cosas, simples objetos receptores. En ese sentido los tratamos como muebles de la casa.

Así que debemos volver sobre un hecho: cada niño, cada niña es diferente. Tiene talentos, sentimientos, predisposiciones diferentes. Tan notables son las diferencias de carácter que para el buen observador aparecen incluso cuando llevan apenas unos escasos meses de nacidos. Lo menos que puede esperarse entonces es que seamos sensibles a la particularidad de cada infante y la tengamos en cuenta.

A no ser que creamos que cada niño debe ser reprimido para que se adapte a un esquema general, dependiente de las expectativas que tenemos de él. Si es niño, esperaremos que sea de cierta manera; si es niña, de otra (este es el ejemplo paradigmático, pero no el único). Pero las consecuencias de este tipo de enfoque no podrían ser menos que desastrosas. Como Alice Miller logra evidenciar muy bien, la represión solo se logra con violencia, y la violencia ejercida sobre el niño queda guardada bajo la forma de un rencor que lo torturará y lo llevará a desfogarse contra otros (especialmente sus propios hijos), prolongando la cadena de infelicidad y horror.

¿Quién dijo pues que era tan fácil pregonar sobre lo que una familia debe hacer? La verdad, tal vez por todas estas problemáticas que surgen al pensar en el papel de la familia es que sospecho de cualquier pregón al respecto. Es inevitable dudar y ponerse a pensar.

Adopción y parejas del mismo sexo III: Qué es una familia

2009/08/11

Mucha de la discusión no solo sobre la adopción a parejas del mismo sexo, sino en general sobre la temática de la homosexualidad, remite a la cuestión de la familia. Muchos dicen que no se debe tolerar la homosexualidad porque atenta contra la unidad de la familia. También he conocido casos de quienes han sido rechazados por su núcleo familiar debido a su orientación sexual, y que por ello se han reevaluado el concepto de familia. Alguna vez conocí a un hombre que, precisamente, consideraba que el término se refiere a aquellas personas más cercanas que te cuidan y para quienes eres especialmente importante. Según él, no podía considerar que sus padres estuvieran dentro de ese especial círculo, porque lo habían rechazado.

Esto nos remite a un problema: ¿qué es una familia? Precisamente los opositores a la adopción homoparental aducen que una pareja de dos hombres o dos mujeres no puede constituir una familia auténtica. La única posible es la basada en una pareja heterosexual casada. Pero es bueno preguntarse cuántos núcleos familiares siguen ese modelo. Hágamonos esa pregunta honestamente.

Empecemos por preguntarle a las ciencias humanas. ¿Qué nos podrían decir la antropología o la sociología? Creo que difícilmente alguien protestará si decimos que la unidad básica que constituye a todas las sociedades es la familia, pero lo que han revelado décadas de exploración de diversas tribus y pueblos por todo el mundo es que no se constituye del mismo modo en todas las sociedades.

Tenemos el típico ejemplo de los musulmanes, que pueden tener varias mujeres si pueden mantenerlas. Por otra parte, las tibetanas podían tener varios maridos (hasta que el gobierno comunista chino lo prohibió). También hay pueblos donde el cuidado de los niños es tarea tanto de sus padres biológicos como de sus tíos. No en todos los pueblos, además, los lazos familiares son genéticos.

Ahora, si nos preguntamos cómo son las familias en nuestras sociedades, nos daremos cuenta de que la variedad es mayor de lo que suponemos. Ya son muy numerosas las madres que se encargan solas (es decir, sin marido) de la crianza de sus hijos. Es aún más común el caso de los divorciados con hijos que vuelven a casarse y tienen otros más, lo cual enreda aún más la pita. Por ejemplo, se ve muchas veces el caso del muchacho que vive con su papá y la esposa del mismo, pero igual mantiene un lazo con su mamá biológica. Sin mencionar que crea lazos con sus “nuevos hermanos”, los cuales a su vez tienen su papá biológico por otro lado. Ni hablar de las niñas y niños criados por sus abuelas. Conocí un caso de este tipo: el niño vivía con la abuela y la madre, pero ésta lo abandonó cuando él tenía unos tres años. La señora se convirtió en su única familia.

Aunque una historia que me llama especialmente la atención es la de uno de mis estudiantes de inglés (hace un par de años), que me contaba cómo había salido de su casa con un grupo de amigos cuando él tenía unos 12 años. Hablamos de jóvenes entre los 12 y 15 años que deciden despegar de sus hogares (¡con la aprobación de sus padres!) y salen a defenderse por sí  mismos. Con el tiempo fueron viajando y estableciéndose en diferentes poblaciones, hasta que cada cual tomó su propio rumbo. Pero mientras tanto, vivieron prácticamente como una familia: dormían y vivían en el mismo lugar, viajaban juntos, tenían una vida cotidiana juntos… ¿Por qué no llamarlos una familia entonces?

Es importante tener presente la complejidad familiar de nuestras sociedades si queremos hablar de adopción. No debemos desconocer que existen muchísimos tipos de familia y que, como tal, no resulta fácil definir el término. Pero, claro está, aquí también entra lo normativo. Cualquiera dirá que un objetivo fundamental de un núcleo familiar es garantizar que el niño crezca en un ambiente propicio para su desarrollo, y que por ende no cualquier núcleo familiar es apto para cumplir este crucial papel. ¿Pero entonces cuáles lo son? Hay quienes dicen que solo en la familia “tradicional” (papá-mamá-hijos) se pueden dar las condiciones para el sano desarrollo de los infantes. Pues bien, o se equivocan, o nuestra sociedad es sumamente disfuncional.

Para la próxima habrá que hablar de esa pregunta: ¿Qué tipo de familia necesita una sociedad? ¿Qué condiciones mínimas debe suplir para cumplir su papel formativo?

Adopción y parejas del mismo sexo II: Investigación en Estados Unidos

2009/07/28

Pastillita: homoparental es el término que se utiliza para designar a las familias que están encabezadas por una pareja homosexual. En oposición, a las familias encabezadas por una pareja heterosexual podríamos llamarlas heteroparentales (me permito esa libertad).

La American Psychological Association (APA, Asociación Estadounidense de Psicología) reporta todo un historial de investigaciones sobre crianza de niños y niñas por parejas de homosexuales y lesbianas; esta literatura va desde los ochentas hasta años muy recientes. Valga resaltar que esta organización tiene un enorme peso e influencia académicas; a la sazón, tiene a su cargo la edición y publicación del manual DSM, el índice de trastornos mentales más reputado del mundo.

La doctora Charlotte J. Patterson presenta varios de dichos estudios y sus conclusiones en el sitio web de la APA (www.apa.org), concretamente en una página llamada Lesbian & Gay Parents (padres y madres gays y lesbianas). También es posible consultar un libro entero al respecto, de la misma autora en esta otra página.

Varios aspectos de esta revisión me llaman seriamente la atención:

  • Antes que nada, el hecho de que en efecto existen familias encabezadas por parejas homosexuales. Cuando se discute el asunto de la adopción para parejas homosexuales, se enfatiza mucho en los potenciales adoptantes, pero no se mira el asunto de aquellos que ya crían hijos a pesar de que ni el sistema legal da cuenta de estos hechos (de ninguna manera: no permite, no penaliza, no regula, nada). Esto nos da una lección: debemos tener en cuenta esos casos. Y debemos tenerlos en cuenta de dos modos al menos:
    (1) Primero, como experiencias que nos pueden enseñar algo acerca de la idoneidad de la parejas homosexuales como padres; no tenemos que especular al respecto, basta consultar los hechos y hacer las preguntas correctas (¿tienden a ser buenos o malos padres, o se ven ambos casos? ¿se diferencian sensiblemente de los padres heterosexuales o no? ¿qué se puede decir en general de las niñas y niños criados por parejas de gays o lesbianas? ¿se diferencian sensiblemente de las niñas y niños criados en otros tipos de hogares o no?…)
    (2) Segundo, deben ser tenidos en cuenta como factor a considerar a la hora de juzgar si la adopción les debe ser concedida o no a las parejas homosexuales. El hecho de que ya existan estas familias hace el asunto más espinoso. Pues no solo se trata de resolver si las parejas de gays y lesbianas que no tienen hijos a su cargo podrían adquirir esa potestad por adopción, también debe resolverse si a las familias homoparentales ya existentes deben concedérseles los mismos derechos que a las ya reconocidas por la ley.
  • Mucha gente cree que las personas homosexuales son mentalmente disfuncionales y que no son aptos para criar y formar una familia. Ha habido investigaciones sobre familias homoparentales y, como lo reseña Patterson, coinciden en que estas creencias populares no tienen soporte empírico.
  • Algunos estudios sugieren que, incluso, las familias homoparentales son más aptas para la crianza de las niñas y niños que las heteroparentales. No tienden a utilizar castigos físicos y prefieren razonar, y tienen más conciencia de la responsabilidad de la crianza (Patterson destaca esto último en el caso de parejas de lesbianas).
    Esto sí que me sorprende, porque honestamente lo que me espero que ocurra es que no haya diferencia significativa entre las familias homoparentales y otro tipo de familias. Pero valga recordar que apenas algunos estudios, y no todos, sugieren la superioridad de las primeras.

Fuera de lo dicho, Patterson insiste en que la APA decidió dejar de considerar la homosexualidad como un desorden mental desde 1975, siguiendo el ejemplo de la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), que hizo lo mismo en 1974. Igualmente procedió la National Association of Social Workers (Asociación Estadounidense de Trabajadores Sociales) en 1994. La doctora no ahonda en el porqué (o los porqués) de este giro, pero tal vez el tema sea de relevancia aquí.

Tal vez tenga que volver a estos estudios en el futuro. Por ahora, para la próxima quisiera hablar sobre otro asunto que suele ignorarse en las discusiones sobre el tema de la adopción para parejas del mismo sexo. Suele asumirse que este paso supondría una seria reevaluación del concepto de familia. ¿Pero qué tan seria? Se dice que muy seria porque se asume que las familias son generalmente del tipo papá-mamá-hijos. Pero si uno observa detenidamente, se dará cuenta de que cada vez más este modelo es menos la regla y más un tipo particular dentro de muchas formas de familia… La realidad es más asombrosa que la ficción.

Adopción y parejas del mismo sexo I

2009/07/21

Este es Terrence Van Cleave y se presentó en un show holandés llamado “Kinderen Voor Kinderen” (De niños para niños) en el 2005 o 2006, cuando el muchacho tenía unos once años. Hasta donde pude averiguar él mismo escribió la canción y se basa en su experiencia real como hijo de padres homosexuales (http://its-raining-men.blogspot.com/2008_03_01_archive.html, título “I wish it was in the US”, 2006.03.16). Vale destacar no solo que el testimonio sea verdadero, sino que se presente en un programa claramente dirigido a niños. Sin duda alguna, material para ver inflamada la indignación de los homófobos de todo orden, así como la ternura y orgullo de sus opositores.

Naturalmente el video trae a cuento la trajinada polémica acerca del derecho de adopción para parejas homosexuales. ¿Es o no conveniente? La discusión al respecto suele estar llena de preconceptos acerca de lo que es o lo que debería ser la familia, la altura moral de una pareja de dos hombres o dos mujeres, los posibles efectos para el niño o niña criados por tal tipo de pareja… Pero ninguno de los dos lados del debate acostumbra acudir a los hechos. ¿Cuántos estudios de campo se han hecho sobre el desarrollo de niñas y niños en familias homosexuales? ¿Y acaso el debate no debería estar fundamentado en ellos antes que nada?

Este es un tema en el que no necesitamos abusar de la especulación. Olvidamos que existen parejas homosexuales reales que han criado hijos. Simplemente tenemos casos que podemos examinar, y si tenemos la genuina intención de responder a la cuestión de si es conveniente o no en general que la parejas homosexuales adopten hijos, basta conocerlos y buscar si en algo se diferencian estos niños de los criados bajo la tutela de familias heterosexuales.

Por supuesto que no es suficiente con que un niño suba a un escenario a cantar, o a hablar de sus dos padres. Los medios sesgan la información fácilmente. Sería conveniente que esta actitud de interrogar a los casos reales se generalizara en el debate público. Pero creo que tal cosa está lejos de suceder.

Este es apenas un primer post sobre el tema. Intento traer a cuento ejemplos de algunos que se han dedicado a interrogar a la realidad, dejar que ésta hable por sí misma y ver qué pasa. Para la próxima voy a mencionar a la American Psychological Association (Asociación Estadounidense de Psicología), que menciona varios estudios científicos. Me pregunto por qué estos estudios no son lo suficientemente conocidos, cosa que ojalá vaya cambiando. No obstante también querré mencionar, en fechas posteriores, narraciones de testigos: tanto parejas de hombres y mujeres que han formado familias, como sus hijos e hijas, y ojalá también de las personas cercanas a estas familias.

Y, en fin, ojalá el debate madure, porque hace falta.

Juventud, crimen y responsabilidad moral

2009/06/08

El diario colombiano El Tiempo publica que “Más de 158 mil menores fueron capturados en los últimos cinco años [en Colombia] por diferentes delitos” (ver nota aquí; la cita corresponde al título del artículo). Me llama la atención el enfoque del programa que allí se anuncia para prevenir la participación de los menores en crímenes (el programa se llama “Unidos Por la Vida”).

Destaca  la idea de que es necesario capturar a los jefes de cualquier tipo de organización criminal que se dedique a incorporar menores en sus actividades. También me causa curiosidad otro de los ejes de este programa: “Prevención a través de la articulación de un trabajo de tejido social en el que los líderes de  Familias en Acción y Hogares Comunitarios actuarán como gestores de convivencia en aquellas poblaciones vulnerables afectadas por la violencia en todas sus manifestaciones y donde hay participación de niños, niñas y adolescentes en actividades delictivas.” (cita del artículo; Familias en Acción y Hogares Comunitarios son los nombres de dos programas sociales del gobierno colombiano)

En conjunto, estas dos ideas evocan el supuesto de que los menores no son responsables de sus acciones, o al menos no puede imputárseles responsabilidad del modo como se le imputa a un adulto. Así, sus acciones criminales no deben ser tanto castigadas como prevenidas, y seguramente hay adultos y circunstancias externas a los muchachos y muchachas que los llevan a ser actores de la criminalidad. Como quien dice: son más víctimas que victimarios.

No es solo cosa del artículo al que me refiero. Generalmente, o al menos en Colombia, en el cubrimiento periodístico sobre criminalidad juvenil se asume que los menores envueltos en robos o incluso homicidios (entre otras actividades contrarias a la ley) deben ser más objeto de tratamiento que de juicio. A fin de cuentas, dirá más de uno, están sujetos a condiciones ambientales desfavorables y a la perniciosa influencia de malos modelos adultos.

Pero no dejo de sentirme incómodo con esa manera de abordar el asunto. Primero que todo, los adultos criminales también fueron jóvenes alguna vez y es de suponer que lo son en virtud de condiciones ambientales que inducían al crimen; igualmente es de suponer que su carrera en el hampa comenzó desde esa “tierna” edad, no sin la asistencia de “maestros” mayores. ¿Qué nos hace pensar, entonces, que los criminales adultos no pueden ser también objeto de tratamiento y programas de prevención? No obstante, el adulto es estrictamente juzgado, no tratado, por su carácter delictivo.

Algunos dirán que los adultos son menos susceptibles de cambiar por efecto de tratamiento o enfoques pedagógicos. Puede que sea verdad, pero políticos como Antanas Mockus nos han enseñado que ese enfoque no es inútil; incluso, que sus resultados sorprenden positivamente cuando se sabe llevar a término.

Además, esa objeción nos desvía del asunto sobre el que quiero llamar la atención: al menos en prensa y en el nivel oficial, los adultos son tratados como responsables, y por ende culpables, de sus crímenes. Mientras, el juicio sobre la culpabilidad del menor es mucho más laxo: en el mejor de los casos se le considera como un desorientado que requiere recapacitar. Y esto con todo y que los menores criminales por lo general son adolescentes, lo que los ubica más bien cerca de la etapa adulta. ¿Acaso un delincuente de 17 es simplemente un desorientado, mientras que uno de 19 es simplemente una mala persona?

Esto recuerda un caso reciente en Bogotá -del 2007, si mal no recuerdo. Un menor que estaba a unas horas de cumplir sus dieciocho años asesinó a otro sujeto y, por ventura de la edad, no fue procesado ordinariamente por homicidio, sino que se hizo tal como se ordena en caso de crímenes cometidos por menores de edad. Una consecuencia importante es que no pagó cárcel. Todo porque tuvo la “prudencia” de no aguantarse sus ánimos asesinos unas cuantas horas más, o por la suerte de encontrar el momento justo para desahogarlos.

Pero raya en el absurdo que el umbral de la imputabilidad moral sea tan marcado. Casi todos concordarán en que sería absurdo juzgar a un niño de unos pocos años igual que a un adulto; el espectáculo de un niño compareciendo como reo ante un tribunal nos resultaría grotesco, incluso si la criatura en efecto robó o mató. ¿Pero debemos tratar a los jóvenes del mismo modo que a los niños pequeños? Eso ya no está claro.

La legislación marca de manera tajante el comienzo de la plena vida jurídica: la mayoría de edad. Ésta se alcanza en un momento determinado, no unas horas antes ni unas horas después. Pero esto parece ir en contravía del modo como se desarrollan en nuestra especie las capacidades que hacen posible la imputación, tanto a nivel jurídico como moral.

Se supone que un individuo imputable debe ser consciente de la diferencia entre el bien y el mal, actuar en virtud de su propia voluntad y tener capacidad para deliberar. Esa capacidad respalda tanto su consciencia del bien y el mal como su capacidad de acción voluntaria. Pero nada de esto se logra como efecto de un acto ceremonial ni una vez alcanzada  cierta cantidad de años. Apuesto que para los psicólogos del desarrollo este hecho no es un misterio. El desarrollo moral es gradual y no un asunto de todo o nada.

¿Entonces por qué a nivel jurídico ese hecho parece no ser tenido en cuenta? No sé cómo sea el caso en otros países. Tampoco sé qué implicaciones debería tener esta reflexión sobre los marcos jurídicos de las sociedades donde se presente la misma situación que en Colombia. Ni siquiera me atrevo a decir que no se haya intentado abordar en otras. Solo me propongo señalar que debe hacernos pensar, y mucho. ¿No será que ante el hecho de que el desarrollo moral es gradual, no lo debe ser también la imputabilidad? ¿O será que tal cosa es imposible? Y si no lo es, ¿deberíamos sencillamente dejar libre al asesino afortunado del que hablaba unos párrafos más arriba? ¿Si tratamos de implementar políticas preventivas para combatir el crimen juvenil, no es igual de legítimo intentarlo para combatir el crimen adulto?

Inauguración

2009/04/14

Hoy comencé este sitio web. Por ahora he publicado alguna información sobre proyectos que tengo que refinar. Todo está en español; en el futuro pienso traducir al menos parte del contenido al inglés y al portugués.

Lo que me propongo aquí en general es sugerir ideas, inspirar el pensar y la acción. Por supuesto estoy orientado por mis intereses investigativos y generales: filosofía de la religión y estudios religiosos (misticismo, carácter universal y transcultural de la religiosidad), budismo (sobre todo en relación con problemas filosóficos: ética, teoría del conocimiento, religión), filosofía moral y política (el problema del otro, ética y ecología, ética y desarrollo humano, ética y religiosidad, problemas mundiales).

Los comentarios serán bienvenidos. Estaré refinando este lugar.